Orientación sobre el regreso a la Misa

Publicado: 8 de mayo de 2020. Esta publicación se actualizará según sea necesario.

El arzobispo Lucas ha estado en contacto frecuente con los párrocos y sacerdotes de nuestra arquidiócesis, ofreciéndoles apoyo y aliento en sus preparativos para recibir nuevamente a los fieles a la celebración de la Santa Misa. Esta situación no tiene precedentes para todos nosotros, así que recuerde ser paciente mientras los sacerdotes, el personal y los voluntarios trabajan a través de estas difíciles circunstancias.

Quién

Hasta nuevo aviso la dispensa de participar en la misa del domingo y días santos sigue vigente para todos los católicos en la Arquidiócesis de Omaha. Cualquier persona que esté en un grupo de riesgo o no se sienta segura asistiendo a una reunión pública debe quedarse en casa. Incluso con las mejores prácticas de salud y el aumento de los esfuerzos para limpiar la Iglesia, existe el riesgo de infección cada vez que una persona entra en un espacio público. Cualquier persona que esté enferma o haya estado expuesta recientemente al coronavirus debe abstenerse de asistir a una misa pública, ya que es un acto de caridad cristiana para salvaguardar la salud de los demás.

  • Las siguientes personas deben permanecer en casa por el momento:
    • Los ancianos
    • Personas con enfermedades subyacentes
    • Los miembros de la familia que viven con personas mayores o aquellos que están en riesgo
    • Personas que tienen acceso a las personas en riesgo en las instituciones de enfermería
  • Personas que tienen síntomas de las vías respiratorias superiores o gripe.
    • Personas que viven con alguien con síntomas de las vías respiratorias superiores o similares a la gripe
    • Personas con COVID-19 o viven con alguien con COVID-19
    • Personas que han estado expuestas a alguien con COVID-19

Cuando

La asistencia a las Misas se limitará a adherirse a las órdenes de salud pública. Debido a que se ha dispensado la obligación dominical, se alienta a las personas a aprovechar las misas de lunes a viernes.

  • Cada parroquia determinará sus propios procedimientos de programación y asistencia para tratar de crear una oportunidad justa para que cada feligrés asista a la misa. Es importante que permanezca conectado con su parroquia a través del sitio web de la parroquia, correo electrónico, Flocknote, etc.
  • Por favor, absténgase de asistir a misa en otra parroquia.
  • Los católicos deben seguir santificando el día de reposo con tiempo intencional para la oración, incluyendo el compromiso en las lecturas del día, que pueden mejorarse observando una misa transmitida en vivo y haciendo una comunión espiritual.

Qué

El distanciamiento social se practicará en todas las misas públicas. Los feligreses deben seguir la guía de los ujieres o letreros y hay expectación de que algunas bancas estarán cerradas.

  • Las familias que viven juntas pueden sentarse juntas, pero deben estar separadas a más de 6 pies de otras familias.
  • Los niños deben quedarse con sus familias.
  • Se alienta a todos a usar una máscara (excepto los niños de 3 años o menos), y se alienta a los feligreses a traer su desinfectante de manos y/o toallitas desinfectantes.
  • Para aquellos que reciben la Santa Comunión, por favor sigan las instrucciones de su pastor para hacer fila y recibirla de una manera segura.

Nada debe pasar de persona a persona (canastas de colecta, misales. etc.).

  • Los grupos no deben reunirse y socializar dentro de los edificios de la iglesia.

Cómo

Por favor, tenga paciencia, ya que su párroco y los miembros del personal de la parroquia hacen todo lo posible para implementar esta guía, especialmente si tiene que esperar un tiempo más para su turno para asistir a una misa pública.

Todos hemos hecho muchos sacrificios en las últimas semanas para beneficiar el bien común. Sigamos siendo prudentes y no desperdiciemos esos esfuerzos apresurando este proceso o ignorando las orientaciones y reglamentos.

Sigamos pidiendo a Cristo que tenga misericordia de todos los que sufren y que le ofrezca nuestra frustración, confusión y dolor, especialmente nuestra hambre por la Eucaristía.

>